Seleccionar página

Después de ver las dos últimas semanas como encontrar nuestra vocación, espero que ahora sepas ya cual es, o por lo menos tengas una idea más clara.

Dicho esto, ahora se te plantean 3 opciones:

Que no puedas ganas dinero con tu vocación, lo cual veo muy complicado ya que siempre hay una forma de hacer de tu vocación tu profesión, pero en caso de ser así es hora de sacar tiempo libre para poder dedicarlo a ello como hobby y tener tu rato para disfrutar y evadirte del mundo haciendo lo que te gusta.

Que tu vocación te haya dejado claro que puesto quieres y en qué tipo de empresa. Si es así, no sé a que estás esperando para conseguirlo, a lo mejor crees que te falta formación y que por eso no puedes hacerlo. Deja de ponerte trabas, si necesitas aprender APRENDE, lucha y has todo lo posible por llegar a tu meta.

Y, por último, pero no por ello menos importante, al descubrir tu vocación te has dado cuenta de que quieres crear algo único y especial, completamente tuyo y que vas a tirarte a la piscina y emprender.

Pues de eso es de lo que yo quiero hablarte hoy, de emprender.

Los que me conocen ya saben que soy una emprendedora incansable, abrí mi primera empresa rentable a los 25, y desde entonces si veo una oportunidad me tiro a la piscina, ya sea con una nueva idea o una nueva marca, pero siempre creando y avanzando.

No voy a decirte que estos años hayan sido fáciles, ya que crear una empresa no lo es. Es muy duro, la mayoría de las veces trabajas más días y horas de las que debes, y hasta que empiezas a ganar dinero realmente, trabajas incluso gratis para darte a conocer.

La vida del emprendedor es una montaña rusa, pero desde mi punto de vista no la cambio por nada. Por eso hoy voy a contaros los motivos por los que emprender es una de las mejores decisiones que puedes tomar.

  1. Tiempo libre. Al principio trabajaréis como nunca en vuestra vida, pero llega un momento donde las cosas se estabilizan y tú eres quien decide tu tiempo libre. Por ejemplo, si me sigues en Instagram veras que puedo estar un jueves de escapada de relax tomándome unas sidras y unos cachopos, pero luego el domingo me gusta sentarme en casa en pijama a terminar cosas de la semana y organizarme los días siguientes. La libertad del emprendedor es mágica, tú decides cuando, como y donde.
  2. Creas habilidades que no sabías ni que existían. Como emprendedor al final te ves un poco forzado a aprender a hacer las cosas por ti mismo, por ello terminas creando habilidades de SEO, marketing, redes sociales, diseño web, y un largo etcétera, que antes ni siquiera habrías imaginado que podrías hacerlas.
  3. Independencia financiera. Siendo sinceros esta sea probablemente una de las principales razones para iniciar un negocio. Como ya he dicho antes, de primeras cuesta arrancar y empezar a ganar dinero, pero una vez que sabes cómo hacerlo solo tú pones el límite a cuanto quieres ganar.
  4. Reinvención. Otra de las cosas que me encanta de ser emprendedora es que puedo reinventarme las veces que quiera. Desde los 25 ya son varias marcas y empresas las que gestiono con mis socios y lo que me encanta es que no tienen nada que ver unas con otras. Cada vez que creamos algo nuevo es una nueva forma de reinventarnos. Lo bueno de ser emprendedor es que puedes ser lo que quieras.
  5. Crear empleos. Tarde o temprano te hará falta crear puestos de trabajo, y no hay nada más satisfactorio que saber que tus ideas ofrecen a otras personas la oportunidad de aprender y crecer a tu lado, de mantener a sus familias y alcanzar sus sueños. Hay personas que van y vienen, pero hay otras que se quedan, se involucran y se convierten en cómplices y compañeros de viaje.
  6. Seguridad laboral y sin jefes. Otro puntazo de emprender es no tener que darle explicaciones a un jefe y saber que no te va a despedir. Tu seguridad laboral solo y exclusivamente depende de ti.
  7. Tu marca. Ser conocido por algo que tú has creado y has luchado por sacar adelante es algo que se disfruta muchísimo. Cada día es diferente. Cuando una persona trabaja para otro suele ir al trabajo pensando “otro día igual, más de lo mismo”. Eso no nos ocurre a los emprendedores ya que cada día es una aventura donde combates una batalla diferente, tú mismo planificas y ejecutas tus días, pero siempre hay algún problema que resolver o alguna alegría que celebrar, lo que hace que cada día sea diferente.
  8. Networking. Cuando trabajas por tu cuenta tienes que relacionarte con otras personas como tú, ya sea para cerrar acuerdos y contratos, o porque son tus clientes, o porque asistes a eventos y cenas organizadas expresamente para conocer gente como tú. Son personas con las que siempre se aprende algo nuevo y en las que encontrar apoyo y comprensión.
  9. Poder trabajar en algo que te apasione. Ya lo hablábamos las últimas semanas, encontrar esa cosa que te apasiona y vivir de ella es uno de los mejores motivos para levantarse cada mañana con energía y ganas de comerte el mundo.
  10. Reconocimiento. Esta es la última razón para emprender, pero una de las más importantes ya que toca el aspecto sentimental. Ver como tu familia y amigos están felices por tus logros, es algo que realmente reconforta después de tantos años de trabajo.

Estos son mis 10 motivos principales por los que emprender ha sido una de las mejores decisiones de mi vida.

Así que, si te animas a emprender para conseguir tus sueños o tienes miedos o dudas sobre ello, déjame un comentario aquí abajo ya que me encantaría saberlo y poder ayudarte con tus dudas.

Y si te ha gustado este artículo ayúdame a llegar a más gente compartiéndolo en redes sociales. ¡Gracias!

Share This

Suscríbete

Al suscribirte recibirás tu password para aceder al área VIP con contenidos exclusivos!

Comprueba tu correo electrónico, también la carpeta SPAM!