Seleccionar página

Se acerca fin de año y a todos empieza a pasársenos por la cabeza recuerdos del año que vamos a terminar. Las vacaciones, los buenos momentos en familia, la gente que se ha ido y ha llegado a nuestra vida, logros de trabajo, los propósitos que nos hicimos hace exactamente un año…

Sin darnos apenas cuenta, es 31 de diciembre, las 23:59 y están a punto de empezar las campanadas en la puerta del sol 12, 11, 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1… ¡FELIZ AÑO NUEVO! Tu madre ahogándose con las uvas, tu cuñado abriendo el champan, confeti y fuegos artificiales.

Y una vez más piensas… ¡este va a ser mi año! Otra vez a empezar con los nuevos propósitos.

Pero antes tenemos que sentarnos a pensar si realmente hemos llevado a cabo los del año anterior. Ya que año tras año nos pasa lo mismo, llega el nuevo año con muy buenos propósitos, pero según pasan los días y las semanas se nos olvida y al final solo realizamos una ínfima parte o ni siquiera eso.

Por eso este año quiero ayudarte a hacer bien las cosas. A que cumplas tus propósitos del año.

Como ya os he dicho vamos a empezar haciendo reflexión de 2016. Para ello necesitas lápiz o bolígrafo y un cuaderno.

Es muy importante para hacer esta evaluación y puedas crecer en la vida que no te juzgues a ti mismo. Ya que no sirve nada más que para sentirte mal y hundirte a ti mismo y eso no es lo que quieres ni necesitas.

¿Estás listo?

Empieza contestándote a las siguientes preguntas sobre el último año.

–              ¿Qué ha funcionado? ¿Qué he hecho que ha sido bueno para mí?

–              ¿Qué errores he cometido? ¿Qué fracasos he tenido? ¿Qué he aprendido de mis errores?

–              ¿Qué he aprendido este año que quiera recordar? Con esto me refiero a las cosas que has aprendido y quieres que no se te olviden, para poder reaccionar mejor la próxima vez que te pasen.

–              ¿En qué creo que no he dado el 100% para conseguirlo? ¿Por qué?

–              ¿Qué fortalezas he desarrollado este año a raíz de los momentos difíciles?

–              ¿Qué me ha sorprendido y que me ha decepcionado de mí este año?

–              ¿Cuál ha sido el mejor acontecimiento del último año? ¿y la alegría más inesperada?

–              ¿Cuál ha sido mi mayor desafío? ¿y mi mayor obstáculo?

–              ¿Cómo han afectado mis acciones a los demás?

–              ¿Qué cosas quería hacer hace un año? ¿Cuáles de ellas quiero hacer aun? ¿Qué quiero conseguir de ellas los próximos meses? Al finalizar estas últimas preguntas, hazte una lista con lo que querías conseguir en 2016, no has conseguido y quieras conseguir y ponle prioridad del 1 al 10. Siendo 10 lo que mayor prioridad tiene y 1 lo que menos. Elige la prioridad con lógica, por ejemplo, si una prioridad es viajar y otra aumentar tus ingresos, es prioritario aumentar tus ingresos para poder viajar como quieres.

Coge el 2016 y responde a poder ser cada pregunta mes a mes, en orden de enero a diciembre. Puede que haya alguno del que no te acuerdes, no pasa nada, sigue con el siguiente y listo.

Formúlate cada pregunta y respóndelas desde lo más profundo de tu interior.

Esto no es algo que tengas que hacer ya y en un momento. Tomate tu tiempo y piensa cada pregunta y respuesta, para contestarlas sinceramente.

El próximo jueves, cuando hayas hecho este ejercicio, te enseñaré a como plantear el 2017 según tu presente y tus deseos para el próximo año, y como llevarlo a cabo.

Os deseo una muy feliz Navidad y que lo paséis genial con vuestros familiares y amigos.

Si tenéis cualquier duda o pregunta estos días podéis dejarme un comentario y lo responderé cuanto antes o encontrarme al momento en Instagram o Facebook.

Si te ha gustado el artículo no dudes en dejarme un comentario y/o compartirlo en redes sociales para ayudarme a llegar a más gente.

¡Gracias!

Cyn

Share This

Suscríbete

Al suscribirte recibirás tu password para aceder al área VIP con contenidos exclusivos!

Comprueba tu correo electrónico, también la carpeta SPAM!