Seleccionar página

Antes de que comenceis a leer el articulo que tenia preparado quiero contaros una cosa. Este post le escribí el domingo por la mañana, antes de ver el programa de Jordi Évole de “Conectados”. No suelo ver este programa, ya que no veo la televisión, pero al ver el revuelo que ha creado en las redes sociales, ayer martes, en vez de poner mi serie de cada noche, me puse el programa.

Deciros que me dio muchísimo que pensar, si ya por mi misma es un tema al que le estaba dando vueltas, el programa a sido el remate.

Yo soy la primera que tiene el teléfono en la mano desde que abro el ojo por la mañana hasta que lo cierro por la noche. La primera que esta en una comida familiar y contesto whatsapps, o que estoy cenando con mi marido y contestando un mail. Me paso horas con instagram, vale que lo utilizo para trabajo, pero también moneo mucho tiempo viendo los stories y el tablón. Y cuando me voy a dormir el teléfono se queda encendido aunque en silencio a menos de medio metro en la mesita de noche.

Y todo esto me lleva a una reflexión… ¿qué necesidad tenemos de estar disponibles las 24 horas al dia? ¿que necesidad de sociabilizarnos a través de las redes sociales, cuando podemos quedar a tomar unas cervezas y sociabilizarnos fisicamente?

Hoy el articulo que escribí el domingo tiene aun mucho mas sentido para mi. Espero que os guste y lo pongamos todos en marcha, para poder vivir una vida real y no digital.

Estos últimos días me estoy dando cuenta que empiezo a llegar a mi límite de saturación.

Entre mi trabajo normal, más la nueva asociación que triplica mi trabajo normal, más el blog y los planes de vlog (que se ven aplazados sin fecha a causa de la asociación) y más los 3 cursos que estoy haciendo, he dejado de tener tiempo para ni siquiera respirar.

Me paso el día con el teléfono, el ordenador o las redes sociales, desde que me levanto hasta que me acuesto. Ya que ahora con las nuevas tecnologías no necesitas más que un teléfono u ordenador para trabajar o sociabilizarte.

Llevo meses así y las ultimas semanas va a peor. Por eso creo que ha llegado el momento de parar y obligarme a desenchufar. No podemos pasarnos la vida conectados y tenemos que disfrutar un poco más de nosotros mismos y las personas que tenemos al lado.

Asique desde hoy, pongo en marcha mis 5 reglas de oro para desenchufarme y simplemente desconectar ¿te apuntas?

Regla nº1 Apaga el móvil o el ordenador a cierta hora

¿Parece fácil no? Pues a veces no lo es tanto.

Los whatsapp, los grupos, la cantidad de redes sociales que tenemos, lo juegos… podríamos pasarnos la vida enganchados al teléfono sin darnos cuenta de que las horas pasan. Y ya si te pasa como a mí que los usas como herramienta de trabajo más complicado aún.

Por eso tienes que saber decir hasta aquí y apagarlo a cierta hora. En mi caso van a ser las 22:00 de esta forma podre cenar tranquilamente y relajarme en el sofá con mi familia.

Regla nº2 Dieta de redes sociales.

¿Pasas mucho tiempo con las redes sociales? Ponte a dieta, poniéndote un tiempo máximo al día, da igual que sea por uso personal o profesional, tenemos que ponernos un límite.

Regla nº3 Vuelve al papel

Esta regla es básica en mi día a día. Una de las mejores formas de desconectar es escribiendo. Lleva siempre una libreta o pequeño cuaderno encima y escribe todo lo que se te vaya ocurriendo. Citas, ideas, tareas o lo que sea. Esto aparte de servirte para desconectar, te sirve para tener la cabeza más tranquila, ya que al escribir las cosas no tienes la necesidad de tenerlas en tu cabeza para recordarlas.

Regla nº4 Vuelta a las llamadas de voz

¿Para que estar una hora mandándote whatsapp con otra persona, si llamando puedes tardar menos o estar el mismo tiempo, pero contrate muchas más cosas?

A partir de ahora si lo que estas escribiendo en una conversación y no un simple “como estas” o “quedamos a x hora” ¡¡LLAMA!! Las personas hablando se entienden mejor y es más cercano.

Regla nº5 En compañía deja el móvil.

Esta puede que para muchos sea más complicada. Pero tanto para ti como para mejorar tu relación con tu entorno, cuando estés en compañía de amigos, tu pareja o familia, deja el móvil guardado, es más, quítale el sonido.

Es muy triste llegar a un restaurante y ver como una pareja en vez de hablar entre sí, esta cada uno con su teléfono hablando con otras personas.

Con estas 5 reglas seremos capaces de disfrutar más de nuestro día a día y lo que nos rodea.

Aunque vivamos en la era digital, tenemos que dejar espacio a lo físico y la realidad.

Y tú, ¿qué otras cosas haces para desenchufarte? Cuéntanoslas dejando un comentario, y si te ha gustado el articulo ayúdame a llegar a más gente compartiéndolo en redes sociales.

Cyn

Share This

Suscríbete

Al suscribirte recibirás tu password para aceder al área VIP con contenidos exclusivos!

Comprueba tu correo electrónico, también la carpeta SPAM!