Seleccionar página

Ya es Semana Santa, y con este solazo parece que estamos en verano. Como ya sabéis los que me seguís por Instagram, estoy de vacaciones toda la semana, y aprovechando que no me voy a ningún sitio, estoy poniendo en orden mi casa entera.

Dicen que para tener tu vida en orden lo primero que tienes que tener en orden es tu casa, por eso a mí cada 3-4 meses me gusta reorganizar todo, ya que soy muy muy muy desordenada y con el no parar del día a día, cada cierto tiempo parece que ha pasado un huracán por cada rincón de mi casa.

El método de orden que a mi mejor me funciona es el de la japonesa Marie Kondo y su libro La magia del orden.  Es un método completamente diferente a lo que estamos acostumbrados, pero os aseguro que si lo sigues paso a paso cambiará tu vida.

Lo primero que recomiendo es que te dejes un par de días libres para hacer una batida completa de tu casa y hacerlo de una vez, es la única forma para que este método funcione.

¿Por qué tienes que hacerlo así? Porque de esta forma el cambio será tan drástico, que será como un jarro de agua fría que te despierta y te enseña una realidad mejor. Marie dice en su libro que ninguno de sus clientes ha vuelto nunca a ser desordenado, si es verdad que conmigo no ha conseguido que deje de ser desordenada pero sí que el orden se mantiene en mi casa durante más tiempo.

Es muy importante que cuando vayas a llevar a cabo este orden, no te pille en un momento que estés bajo de ánimos o nervioso por algún acontecimiento importante, ya que en esos momentos no sabemos ni donde tenemos la cabeza y nuestra solución es ponernos a limpiar para tenerla ocupada, y en cuanto esa situación de bajón o nerviosismo desaparece, paras de ordenar porque pierdes la motivación.

Así que aplícate el cuento, y si decides poner orden en tu vida hazlo de golpe.

Uno de los errores más comunes que todos cometemos a la hora de ponernos a organizar, es que lo hacemos por estancias. Esto lo vamos a cambiar, esta vez vas a ordenar las cosas por categorías. Ya si te pones a ordenar por estancias al final solo estás ordenando un pequeño espacio del total de tu casa y el resto sigue estando desordenado.

Y pensarás… ¿por categorías? ¿cómo es eso?

Pues muy sencillo, te voy a poner un ejemplo, coge toda tu ropa, toda la que tengas en el armario, los cajones, armarios de otra habitación, lo pendiente de planchar y júntala en un montón. Una vez que la tengas toda, ya podrás empezar a tirar lo que no uses, este viejo o ni siquiera te acordabas que tenías, y a ordenar lo restante.

Al hacerlo de esta forma te darás cuenta del volumen de cosas que tienes de esta misma categoría, que aparte de desconocer la cantidad también te darás cuenta de que las tienes repartidas por un montón de sitios. Así también podrás comprobar cuántas cosas tienes repetidas o que cumplen la misma función. Realiza estos pasos con todas las categorías.

Las categorías a ordenar son:

  1. Ropa
  2. Libros
  3. Papeles
  4. Objetos varios
  5. Objetos sentimentales

Tienes que seguir siempre este orden ya que la dificultad de las categorías va de mayor a menor.

Ahora que tienes esto claro, llega el momento clave:

Quédate SOLO con lo que te haga feliz

Parece absurdo, pero ves cogiendo cosa por cosa y pregúntate ¿esto me hace feliz? Si la respuesta es “sí”, consérvalo. Si es “no”, dale las gracias por haber ejercido su labor en tu vida y tíralo. En caso de tener dudas pregúntate por qué lo compraste y si ese motivo sigue ahí.

Marie Kondo dice: “Cada objeto tiene un papel diferente que desempeñar. […] Lo mismo ocurre con las personas. No cada persona que conozcas en la vida se convertirá en tu amigo íntimo o tu amante. Con algunos te costará trabajo llevarte bien y otros nunca te agradarán.”

Esto mismo ocurre con los objetos.

Sigue estos dos pasos básicos y siempre en este orden:

  1. Elimina todo lo que no te haga feliz.
  2. Guarda las cosas.

Pero nunca empieces a guardar antes de terminar de tirar, ya que ralentizas el trabajo y corres el riesgo de perder la motivación y parar.

Otro de los puntos a tener en cuenta al organizar es que si lo haces tu solo ¡mucho mejor! Cuanta menos gente te vea más fácil será.

Imagina que viene tu pareja o tu madre cuando ya tienes un montón de cosas preparadas para tirar y empieza… “¿De verdad vas a tirar esto?” “Con lo bonito que es…” “¡Con lo que costó!”. Al final terminarás por no tirarlo y seguir acumulando.

A la hora de ponerte a ordenar las cosas una muy buena forma de hacerlo es con cajas o tarros, decóralos a tu manera y siempre ponerles qué es lo que tienen dentro.

Marie tiene una forma de doblar la ropa que para mí ha sido un descubrimiento, ves siempre todo lo que tienes y la ropa no se daña. Os dejo una foto de mis cajones si queréis saber en qué consiste ponérmelo en los comentarios y ¡os lo cuento!

Si cada cosa tiene su sitio será mucho más fácil mantenerlo ordenado, ya que cuando lo uses simplemente tendrás que devolverlo a su lugar correspondiente.

Una vez terminado el zafarrancho de combate y que hayas dejado tu casa de revista, ahora toca mantenerlo.

Si te ha gustado este artículo ayúdame a llegar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!

Share This

Suscríbete

Al suscribirte recibirás tu password para aceder al área VIP con contenidos exclusivos!

Comprueba tu correo electrónico, también la carpeta SPAM!