Seleccionar página

Llevo semanas con la decisión de empezar a grabar video, pero por h o por b aún no he empezado.  Que si no me da tiempo, que si no sé dónde grabarlo, que si no me decido en que fondo quiero poner, todas escusas tontas cuando simplemente lo que pasa es que me acojona.

Y es que cuando algo nos da miedo, por mucho que sepamos que va a ser bueno para nosotros terminamos haciéndonos auto-sabotaje la mayoría de las veces inconscientemente.

Hoy voy a contaros como darnos cuenta de que nos estamos haciendo auto-sabotaje y como remediarlo.

Para empezar, vamos a definir auto-sabotaje, es cuando nosotros mismos nos impedimos cumplir un objetivo, poniendo o inventándonos barreras para no llevarlo a cabo o para tenerlas como escusa en caso de fracasar.

La mayoría de los proyectos que no cumplimos es porque somos incapaces de superar nuestras barreras psicológicas.

Al igual que yo con el video, seguro que tú en algún momento o incluso ahora mismo estás auto-saboteándote, por eso te voy a dar algunos consejos para cambiar esta situación:

Reconoce que te estás auto-saboteando

El primer paso para solucionar cualquier problema es reconocerlo, admítelo, tu problema eres tú.

Para saber si te estás auto-saboteando, analiza los proyectos que tienes en mente o en proceso, pero no consigues avanzar, siendo sincero contigo mismo. Pregúntate cosas como

  • ¿Qué obstáculos te impiden avanzar?
  • ¿Los has creado tú?
  • ¿Cuáles de esos obstáculos son reales?

Una vez que te des cuenta de que te estás auto-saboteando, pide ayuda. Habla con alguien de confianza que haya hecho lo que tú pretendes haces (de esta forma será más fácil que te ayude) y cuéntale que es lo que te pasa para que pueda aconsejarte y ayudarte.

Todos necesitamos ayuda de vez en cuando, y más cuando nos enfrentamos a algo nuevo que nos asusta y con lo que tenemos que salir de nuestra zona de confort. Es muy importante tener a alguien que nos ayude y nos dé un “callejón” cuando empecemos en modo catastrófico con “no puedo” “no valgo para ello” “a lo mejor no es tan buena idea”, tener ahí a esa persona en lo que puede marcar la diferencia entre conseguirlo o no.

Insisto tanto con tener a alguien por qué si tú eres tu propio enemigo no puedes depender solo de ti, ya que es supercomplicado, necesitas un aliado para estas situaciones.

Hay que tener en cuenta que cuanto más grande y complicado sea el proyecto, más te vas a auto-sabotear inconscientemente para protegerte de fracasar, por ello es importante que llegado a este punto te simplifiques y dividas en subproyectos que sean más asequibles para ir completándolos uno a uno hasta cumplir tu objetivo.

Por último, una vez que hayas descompuesto tu objetivo en pequeños pasos concretos y accesibles, ponte una fecha límite y organízate para ponerte a ello.

Esto te ayudara para pasar a la acción y que tus planes se conviertan en realidad.

Espero que os sirva de ayuda, yo misma voy a poner este plan en marcha para cumplir mis objetivos, ya tengo a esa persona que me dé collejas (es más, tengo un par, pobre de mí) y me estoy eliminando todos los obstáculos para no poner más escusas.

Y tú, ¿te estás auto-saboteando o recuerdas la última vez que lo hiciste? ¿Cómo? ¿Qué hiciste o qué piensas hacer para solucionarlo?

Si te ha gustado este artículo comparte en tus redes sociales para ayudaré a llegar a más gente. ¡Gracias!

 

Share This

Suscríbete

Al suscribirte recibirás tu password para aceder al área VIP con contenidos exclusivos!

Comprueba tu correo electrónico, también la carpeta SPAM!